Archivo de la etiqueta: destacado

Aurora o nunca, seleccionado en The White Ravens

Aurora o nunca está entre los 6 libros españoles seleccionados como The White Ravens por la International Youth Library de Alemania. Es una distinción prestigiosa que ha emocionado a Aurora y alrededores.

Aurora o nunca, The White Ravens 2018. Suena mal decirlo, pero si un libro merecía ser un white raven (el equivalente a un mirlo blanco: «persona de rareza extraordinaria»), ese es Aurora o nunca. No digo que sea mejor ni peor que otros, pero que es de una rareza y originalidad extraordinarias, creo que es innegable. Una novela (no libro de relatos) escrita entre diez, tiene que serlo.

Aurora o nunca. The White Ravens
Aurora o nunca. Edelvives. Alandar. 2018

Aurora está de fiesta mayor. La verdad es que esta distinción que ha otorgado la International Youth Library de Munich nos ha hecho mucha ilusión aunque varios de l@s cronistas de Aurora ya habían visto algún libro suyo incluido.

Las etiquetas con las que viene Aurora o nunca en The White Ravens son

CULPA, MALDICIÓN, NOVELA GÓTICA

Y añaden

«Oscuro, espeluznante y lleno de suspenso, este libro sigue la mejor tradición de novelas góticas. Los habitantes de la ciudad de Aurora en la costa del norte de España están marcados: un evento que ocurrió hace generaciones se cierne sobre ellos como una maldición insoluble. Sus antepasados ​​saquearon un barco que había sido destruido en una tormenta, y su culpabilidad aún persigue tanto a los que abandonan Aurora como a los que regresan. Cada capítulo introduce un nuevo personaje y revela su entrelazamiento en la vieja historia, de la que nadie habla abiertamente. (…) Diez reconocidos escritores españoles de libros para jóvenes adultos coescribieron el libro.

Para estar al día de todo lo relacionado con Aurora o nunca, únete a mis cuentas de Facebook, Twitter o Instagram. También puedes opinar del mismo en Goodreads o en Amazon.

Audiolibro de BIS


Audiomol ha sacado una serie de novedades, entre las que figura el Audiolibro de BIS, el thriller juvenil y trepidante que escribimos David Fernández Sifres y yo y que tan buena acogida está teniendo.

Audiomol, una empresa especializada en audiolibros de calidad, acaba de sacar entre sus novedades el audiolibro de BIS. Se trata del libro que publicamos David Fernández Sifres y yo el año pasado con SM. Un thriller juvenil trepidante y, por lo que nos dicen, impactante.

Audiolibro de BIS en Audiomol
Pincha en la imagen para acceder a Audiomol

Los que hayáis leído el libro pensaréis: “¿Qué tienen que ver los chicos en la playa con BIS?” o “Jorge, ¿has ido al registro civil a cambiarte el apellido ‘Soto’ por ‘de Soto’ para parecer más señorial? Vale, son dos cosas que me chirrían, pero da igual, lo importante es el contenido y estoy convencido de que eso no lo han cambiado.

En la página de Audiomol tenéis un fragmento del Audiolibro de BIS por si queréis escucharlo. Ojo, no es el comienzo del libro. La narradora es Bea Rebollo una profesional que suena bien, muy bien. Son 2:59 horas de lectura, que es casi lo que dura la fiesta.

Con respecto a los audiolibros, mi posición es clara desde hace muchos años. No sustituyen a los libros, pero me encanta escucharlos en ocasiones en las que no puedo tener un libro entre las manos, como por ejemplo, cuando conduzco.

Lo único que espero es que disfrutéis de BIS. En el sofá, en la piscina, en el metro, en el tren, en el autobús, en el coche, en la cafetería, en el gimnasio, mientras esperas una cola, en la peluquería, en la playa, en la estación espacial internacional…

Para estar al día de todo lo relacionado con BIS, únete a mis cuentas de FacebookTwitter o Instagram. También puedes opinar del mismo en Goodreads o en Amazon.

Primer año de BIS

Justo hoy se cumple el primer año de BIS, el libro que escribí junto con David Fernández Sifres. Ha sido un año muy bueno para el libro a todos los niveles: críticas, ventas, reacciones…

El 16 de mayo de 2017 se publicaba el libro BIS, un proyecto un poco loco en el que nos embarcamos David Fernández Sifres y yo, que al final logró llegar a buen puerto: a la colección Gran Angular de SM., en compañía de Paloma Muiña y Paloma Jover, editoras y sin embargo amigas.

El lanzamiento tuvo más bombo del acostumbrado (por mí): la gran fiesta de presentación de BIS, el sorteo, el acto de escribir a cuatro manos en la Feria del Libro de Madrid, el genial booktráiler.

A lo largo de este primer año de BIS hemos tenido muchas reseñas buenas, ha aparecido en prensa y radio, un montón de lectores que han alucinado con la historia de esta fiesta, que les parece un libro «to pro», profesores entusiasmados… El colmo fue lo que nos contaron en un instituto: lo recomendaron leer a los de un curso y gustó tanto que lo acabaron mandando a todos los curso de la ESO.

Tío, lee este libro que es to pro

¿Otros logros? Estuvo durante un tiempo número 1 en Amazon en la categoría de thriller juvenil, ha sido incluido en la lista de honor de la OEPLI 2017 y, para colmo, mira lo que pasó con Bisbal y el libro un 28 de diciembre: quién me iba a decir.

Pues eso, que larga vida a este bebé que en un año ha gateado, aprendido a andar y hasta salir de casa solo. Muchas gracias a cada lector o lectora.

Para estar al día de todo lo relacionado con BIS, únete a mis cuentas de FacebookTwitter o Instagram. También puedes opinar del mismo en Goodreads o en Amazon.

Presentación de Aurora o nunca

El 3 de mayo de 2018 Edelvives preparó una inolvidable presentación de Aurora o nunca, para la cual logramos juntarnos los diez autores de la novela y recrear algo del ambiente de este pueblo que ha dejado de ser imaginario.

Fue un hito en la historia de Aurora. Los diez autores, que hasta ahora no habíamos podido juntarnos más que en el pueblo que habíamos creado, íbamos a quedar en un espacio físico real, el Museo ABC. Desde que Edelvives dio el «sí, quiero» al libro, se ha implicado con él a tope. Y el culmen llegó el jueves, 3 de mayo, con una presentación de Aurora o nunca por todo lo alto.

Ese día nos levantamos nerviosos, con cosquilleo. Teníamos que quedar horas antes de la presentación para ensayar un guión magnífico que nos había propuesto la editorial y que servía para introducir al público en el universo auroriano. Menos mal que nos trajeron la chuleta, porque aunque me lo había aprendido fue como en el cole: «profe, me he quedado en blanco».

Presentación de Aurora o nunca

Había un aforo de doscientas y pico personas y prácticamente se llenó. No tengo espacio en esta crónica para agradecer una a uno a quienes vinisteis, pero fue maravilloso. Mirase a la zona del público que mirase, ahí había alguien a quien tenía cariño.  El mundillo de la LIJ nos arropó tanto.

En Madrid, aquel día, olió a mar

La presentación se dividió en dos partes. En la primera, dramatizada, nos sucedíamos los diez en el escenario e íbamos intercalando pasajes de Aurora con piezas musicales interpretadas por el pianista Miguel Huertas (desmentimos que sea pariente cercano de Rosa Huertas). Y en la segunda parte, Rosa Luengo (Edelvives) nos lanzaba una serie de preguntas a los diez. Contamos desde curiosidades de la creación del libro hasta anécdotas graciosas, como las dotes de falsificador de Jesús Díez de Palma, que en cada reunión auroriana nos sorprende con algo. En esta ocasión, fue con botellas traídas de la mismísima Aurora. No os perdáis detalle del etiquetado:

Después de la presentación de Aurora o nunca, copa, pinchos, dedicatorias interminables por el número de autores que tenía que firmar cada libro, y charla con gente querida, conocida y desconocida. Solo había dos tipos de personas: los que se habían leído el libro y los que estaban deseando empezar a leerlo.

En la foto que encabeza el tema, y que está más abajo en la galería, estamos los diez autores de Aurora o nunca, flanqueados por el pianista y por el editor, retocayo mío. De izquierda a derecha: Miguel Huertas, Gonzalo Moure, Rosa Huertas, Jesús Díez de Palma, Jorge Gómez Soto (o sea, yo), Mónica Rodríguez, David Fernández Sifres (mi co), Ana Alcolea, Alfredo Gómez Cerdá (mi pa), Daniel Hernández Chambers, Paloma González Rubio y Jorge Gómez. Me encanta haber entrado en Edelvives por la puerta auroriana y en tan buena compañía.  Me encanta compartir libro, pueblo y amistad con ellos. A continuación, una galería de fotos de la presentación de Aurora o nunca:

Ha habido múltiples crónicas de este evento. Puedes leer la oficial de Edelvives: Aurora o nunca, diez autores en escena, la de El Templo de las mil puertas: El crossover más ambicioso de la colección Alandar o la de Top Cultural: Música, literatura y el misterio del mar.

Los últimos libros que he publicado han tenido unas presentaciones esplendorosas: la presentación de BIS y esta. Prometo no acostumbrarme.

Puedes seguirme y conocer todas mis novedades en mis redes: Facebook, Twitter o Instagram.

Escribir con brújula

En qué consiste escribir con brújula. Ventajas y desventajas frente a escribir con mapa y las reflexiones de dos ilustres brujuleadores.

En numerosas ocasiones se distingue a escritores y escritoras  entre quienes escriben con mapa (hoy en día sería con navegador y GPS) y quienes escriben con brújula. Aunque resulta casi imposible que alguien pertenezca en exclusiva a uno de los «bandos», es una distinción que considero bastante válida.

Sentarte a escribir un libro con un mapa requiere un trabajo previo: tener la estructura cerrada (hasta capítulo a capítulo, en algunos casos), los personajes plenamente perfilados, tramas, subtramas, giros… Solo falta rellenar de carne ese esqueleto, seguir el itinerario marcado en el mapa. Es la forma de escribir que predomina, al menos entre la gente que conozco en este oficio, y me parece la más recomendable porque la otra, como diré, encierra no pocos peligros.

Puede que escribas con brújula por voluntad propia: has usado las dos fórmulas y te has convencido de que tú eres más de preguntar sobre la marcha que de seguir el itinerario autoimpuesto. O puede que lo hagas, como en mi caso, porque no seas capaz de hacerlo de otro modo. Nos solemos sentar con la brújula, algunas ideas sueltas, intuiciones, destinos posibles y mucha incertidumbre. Lo mejor de escribir con brújula es que vamos descubriendo la historia casi como si fuésemos lectores de la misma,  algo que resulta muy sugerente.

Sin embargo, es un método de trabajo que conlleva riesgos, y los principales tienen que ver con una de las acepciones del diccionario de brujulear: «andar sin rumbo fijo». El principal peligro peligro que tiene dejarse llevar por la brújula es, efectivamente, deambular, perderse, olvidar por qué se ha cogido tal o cual camino…

Camino equivocado

Para no elucubrar mucho más, voy a poner un ejemplo que he sufrido en mis propias carnes.

Llevaba escrito más o menos la mitad de un libro cuando se me ocurrió reunir a dos de sus personajes en un rincón de la montaña palentina porque tenían que tratar un asunto. De pronto, la conversación entre ellos se empezó a ir de las manos y se me enrollaron. Tal cual. Delante de mis narices. Yo no quería, pero no pude hacer nada por evitarlo.

Qué bonito, ¿no? Pues no. El hecho de que estos dos personajes se enrollasen me destrozaba la historia, dejaba de tener sentido. El efecto del beso en el libro fue devastador. No pude continuarlo. Me encontraba con la siguiente paradoja: un beso que había surgido tan espontánea y naturalmente no podía borrarse, y la historia, con ese beso, no podía avanzar. Así que desde hace años hay dos personajes que no habían sido concebidos el uno para el otro, unidos en un beso eterno, y un escritor con un libro inacabado por no haber llevado un buen mapa.

[Este artículo ha llegado a su destino]

Por último, quería añadir dos citas que, si no hubiesen sido escritas hace años, diría que son comentarios a este tema:

Javier Marías:«Sí, soy un escritor de brújula y no, como la mayoría, de mapas. Hay escritores que necesitan saberlo todo de sus historias y de sus personajes antes de ponerse a escribir, en cierto modo se limitan a desarrollar algo que ya estaba cerrado. Yo, sin embargo, sólo quiero una brújula para que me indique el norte. Y no es que no sepa a donde quiero ir, es que no me gusta trabajar con un mapa y tener la sensación desagradable de que sólo me limito a redactar. A mí me gusta sentir cierta incertidumbre, porque si supiera de cabo a rabo lo que va a pasar me aburriría mucho.»

James Matthew Barrie: «Hay escritores que pueden planear de antemano sus historias como una ruta de tren y no salirse de esas vías… Yo no puedo ser así. Miro mucho el mapa, buscando el camino mejor, lo subrayo con tinta roja, pero a la primera encrucijada mis personajes se me van de las manos. ¡Volved aquí! —les grito—, os estáis saliendo del camino. Es que nos gusta más éste —replican—. Pero no sois más que gente de un libro, y el libro es mío. Pocas veces me hacen caso, y acabo siguiéndolos. Si no soy yo el primero en ceder, no nos hacemos amigos, cosa fatal para un libro.»

(Artículo adaptado del publicado en el desaparecido diario de literatura juvenil El Tiramilla)

Puedes seguirme y conocer todas mis novedades en mis redes: Facebook, Twitter o Instagram.  Más artículos aquí.

100.000 libros vendidos de La chica del andén de enfrente

En 2016, La chica del andén de enfrente alcanzó la cifra de 100.000 libros vendidos. Es un auténtico long seller o lo  que antes se conocía  en la editorial SM como un Libro de oro.

Me acaba de llegar la liquidación de las ventas de 2016 y ya puedo decir oficialmente que, desde su publicación, mi libro juvenil La chica del andén de enfrente ha sobrepasado la cifra de los 100.000 ejemplares vendidos. He de confesar que tampoco ha sido una sorpresa.  A finales de 2015 ya me faltaban muy poquitos, pero he esperado para verlo con mis propios ojos.

Hace tiempo, cuando un libro de la colección Gran Angular (SM) alcanzaba esta cifra, se le otorgaba el Libro de oro, una distinción casi equivalente al Disco de platino en música, que creo que ahora se entrega a los 80.000 (antes a los 100.000, pero hubo que bajarlo por el descenso de ventas).

¡La chica del andén de enfrente, disco de platino!

La chica del andén de enfrente fue mi segundo libro publicado y el que menos tardé en terminar. Ahora añoro esa ligereza a la hora de escribir. Trata de dos hermanos gemelos que son totalmente diferentes y que se tienen declarada la guerra. Y de la forma en que la vida, como tantas veces, se encarga de romper los esquemas.

Imagen de la galería fotográfica modificada para la ocasión

Como casi todos mis libros, lo mandé al premio Gran Angular y, también, como casi todos mis libros, aunque no ganó, interesó y tuvo grandes defensores en el jurado. Se publicó en 2000. ¡Antes de que nacieran muchos de sus lectores actuales! Se ha convertido en un long seller o, directamente, en un superviviente.

La chica de anden de enfrente contra

La editorial siempre ha apostado por él. Lo incluyó en El clan de la mano embrujada, un plan de lectura que supuso el despegue definitivo en su número de lectores, y también en la selección de 50 Gran Angular para la escuela.

En 2015, pasó de la colección Alerta Roja (GA) a Gran Angular y aprovecharon el cambio para darle una nueva imagen.

Portada antigua
Portada antigua
Nueva portada
Portada actual

 

 

 

 

 

 

 

 

Puedes leer las primeras páginas del libro y adquirirlo tanto en papel como en electrónico en tu librería más cercana o, por ejemplo, en Amazon o en la Casa del Libro.

Gracias a todos. Por leer, por opinar, por entusiasmaros… ¡A por los siguientes 100.000!

Los diccionarios que más utilizo para encontrar la palabra… la palabra…

Diccionarios y herramientas útiles para escritores, periodistas, guionistas, traductores, correctores y cualquier persona que trabaje con la palabra.

Voy a recopilar los diccionarios que más utilizo para encontrar… ¿la palabra justa?, ¿el término adecuado?, ¿el vocablo exacto?, ¿el verbo apropiado?, ¿la expresión precisa?… Flaubert estaba obsesionado con algo parecido: le mot juste.

Cualquiera que se dedique a escribir, debe tener un cuidado especial con el uso de las palabras. De entre todas las que tengan un significado parecido, hay que usar la que tenga connotaciones o particularidades que describan mejor lo que se quiere transmitir. Hay un consejo muy simple, que no recuerdo quién me dio (a lo mejor me lo autodí), que viene muy bien para no caer en un lenguaje simple y repetitivo.

Siempre que escribas los verbos ser, estar, hacer, tener, ir, ver o decir, detente y tómate un tiempo porque en muchas ocasiones va a haber otro verbo más apropiado.

Lo mismo cabría para los sustantivos, adjetivos, etc. que consideréis que usáis con demasiada frecuencia. Hay también «expresiones comodín» o «expresiones refugio» a las que acudimos de forma inconsciente más de lo deseable. Son vicios que conviene detectar y tener presentes mientras se escribe para que salte la alarma.

Pero vamos al tronco, que me voy por las ramas. Los diccionarios que tengo en mi barra de favoritos del explorador son los siguientes:

Diccionario de la lengua española

Diccionario de la lengua española de la RAE

Es el diccionario de cabecera, aquel que proporciona la definición más precisa de cada término (aunque haya excepciones). Su criterio es el que para mí prevalece en caso de duda. Tengo una edición en papel, pero apenas la uso. El último descubrimiento que he hecho es que si pinchas en cualquier palabra de la definición, te lleva a la definición de dicha palabra.

La Real Academia Española tiene además otros recursos online de gran utilidad. De todos ellos, a los que más acudo son:

Diccionario panhispánico de dudas

Recoge palabras y expresiones que generan las principales dudas: pronunciación, grafías, acentuación, puntuación, plurales, conjugaciones, concordancias…

Banco de datos CREA

Es uno de los corpus de datos de la RAE. En él se recopilan muchos textos escritos en los últimos años. A veces, me tranquiliza comprobar que expresiones que no sé si son muy correctas, ya han sido usadas por grandísimos escritores, aunque eso no quiera decir nada. Si tenéis dudas de cómo funciona, preguntadme, porque al principio resulta un poco lioso.

Existen otros corpus, como el CORDE, para textos más antiguos, el CREA, Versión anotada y el más reciente, con el que todavía no me he enredado: el Corpus del español del siglo XXI.

Alejándonos del vasto mundo de a RAE, encontramos también diccionarios y herramientas que pueden facilitar mucho la labor:

Wordreference

Es un sitio increíble; me imagino que de cabecera para traductores. Para escritores, creo que también. Introduces una palabra o una expresión y la traduce, te aporta sinónimos, enlaza con temas de sus foros en los que se haya tratado… Una joya.

Fundeu

La Fundación del Español Urgente (FUNDEU) está orientada principalmente a medios de comunicación, por lo que trata temas de actualidad, extrangerismos, neologismos… Aquí sus consejos para antes de publicar cualquier cosa en redes sociales.

Fundeu Redes Sociales

Wikilengua

La Wikilengua es un sitio abierto y participativo para compartir información práctica sobre la norma, el uso y el estilo del español. Funciona principalmente con artículos que aporta la gente sobre gramática, ortografía, léxico…

Y una de las joyitas la he dejado para el final. No tiene versión online, pero yo no dudé en comprármelo (o en dejármelo regalar) y la verdad es que no me arrepiento. Le he sacado partido. Se trata del

Diccionario Ideológico Casares

Diccionario ideológico de la lengua española, de Julio Casares

Su lema es: Desde la idea a la palabra; desde la palabra a la idea. Se trata de la obra magna de Casares. Está dividido principalmente en dos partes: la parte analógica y la alfabética. La segunda es un diccionario.  La que marca la diferencia, a mi modo de ver, es la primera. Se trata de grupos de palabras afines, ordenados alfabéticamente por la palabra que le sirve de referencia. Es mucho más que un diccionario de sinónimos.

Si, por ejemplo, has detectado que en todos tus diálogos añades dijo Pepe, dijo Pepa, dijo Ramona, dijo Ramón y consideras, con acierto, que queda fatal, vas a este diccionario y buscar decir. El diccionario en este caso te redirige al concepto expresión y allí encuentras una profusión de verbos, sustantivos, adjetivos, expresiones… entre los cuales seguro que encuentras el que buscas. Tanto en esta primera parte como en la segunda, el diccionario, si una palabra viene en negrita quiere decir que es «palabra enunciado» y, por tanto, vas a poder buscar términos relacionados con ella.

La única pega que le encuentro es que es una obra de autor y por tanto no ha evolucionado desde su publicación inicial, a diferencia de otros diccionarios. No obstante, su utilidad es indudable.

Conclusión
(Del lat. conclusĭo, -ōnis, y este trad. del gr. ἐπίλογος epílogos.)

Como epílogo, recordaros que todos somos responsables de este ente vivo que es el lenguaje y tenemos que cuidarlo. Sin embargo, a la hora de escribir, os recomendaría algo que me llevo recomendando a mí mismo mucho tiempo y que no siempre cumplo:

El uso excesivo del diccionario puede afectar a su texto.

Si consultamos dos palabras por frase, nuestro escrito quedará limpio, fijo y esplendoroso, pero fácilmente adolecerá de falta de ritmo. Por no hablar de que tendremos que dedicar una semana a cada párrafo. Quizá habrá que tirar de ellos ya en las correcciones.

Si consideras que este tema ha sido interesante, compártelo con quien te caiga bien. Si te ha parecido un rollo, compártelo con quien te caiga mal, como venganza.

Los escritores también se equivocan

Atendiendo a la petición de varias personas, y porque me pareció muy interesante y quizá útil para cualquiera que quiera iniciarse o mejorar en la literatura, voy a intentar dar algunas pinceladas de la mesa redonda que tuvo lugar el pasado sábado en el marco del Salón del Libro Infantil y Juvenil de Madrid, en el que participamos César Mallorquí, Care Santos y un servidor, convocados por El Templo de las Mil Puertas. El título de la misma era: Los escritores también se equivocan. No entendí cómo me habían llamado a mí para compartir mesa con sendas bestias literarias hasta que supe de qué iba a tratar el coloquio, jejeje.

ALGUNAS EQUIVOCACIONES
(no quiere decir que los tres participantes las compartamos, sino que salieron a la palestra)

– Pretender escribir LA NOVELA, intentando incluir en ella todo lo que uno cree que funciona, incluso traicionando lo que realmente querría escribir.

– Dejar la novela por un momento de bajón, porque llegas a un punto en el que empiezas a no creer en ella. En el proceso de escritura de una novela hay momentos de euforia, de efervescencia de ideas, en los que el proyecto parece invencible, pero también hay otros momentos en los que te preguntas: ¿qué hago escribiendo esto?, ¿a quién le va a interesar esta historia? En esos momentos hay que ser fuerte y tirar para delante. Al final, puede que realmente sea una mierda o que no lo sea. En ambos casos, terminarla te habrá ayudado a crecer.

– No apuntar los nombres de los personajes, sobre todo de los secundarios, y cambiarles el nombre sin darte cuenta a la mitad de una novela.

– OMBLIGUISMO: Escribir casi exclusivamente de lo que te ocurre, de tus problemas… Esto tiene varios inconvenientes:

Nuestra vida es muy limitada y, muchas veces en contra de lo que creemos, muy aburrida para un posible espectador o lector.

Usas menos la imaginación. Te agarras a lo conocido y no buscas explorar algo nuevo.

– Escribir MALAS DIGESTIONES de otros libros de éxito: Intentar escribir refritos de los superventas actuales.

– PAJAMENTALISMO: Divagar y salirte de la historia muy a menudo o durante mucho espacio. No es mala la reflexión, pero sí el exceso de la misma en una novela, que parece que tiene que invitar a pensar de una forma más indirecta, por lo que ocurre en ella.

– Empeñarte en demostrar en cada línea lo bien que escribes. Adornarte con palabras rebuscadas, con las estructuras gramaticales más enrevesadas, con personajes originales e intensos en cada uno de sus diálogos… Ya decía Machado que «Los eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa» queda más poético dicho así: «Lo que pasa en la calle». También decía, a raíz de lo anterior, que la literatura cada vez era más escrita y menos hablada, y que ahí salía perdiendo: peor prosa, más fría y con menos gracia.
(aquí recordé que una de las correcciones que hacía César Mallorquí de sus libros era leerlos en voz alta. Insistió en que era muy útil, que delataba algunos fallos en la fluidez narrativa y que te ayudaba a leerlo de verdad, porque a la tercera o cuarta revisión de un mismo texto, más que leerlo, lo que haces es ir recordándolo, completándolo con tu memoria, no con lo que realmente pone).

– Considerar tu texto sagrado. Bajo esta premisa, cualquiera que quiera aconsejarte algún cambio, matiz, etc. estará equivocado. Ya sea tu amigo o tu editor. Es cierto que ninguno aceptaría cambiar algo sustancial de la obra, que vamos con ella hasta las últimas consecuencias (sean buenas o malas), pero tampoco hay que estar cerrados en banda a consejos para mejorarla.

– Y lo contrario, decir «sí» a todas las sugerencias. La inseguridad de muchos escritores (los tres de la mesa la manifestamos) no puede llevarte a aceptar todo lo que te propongan. Al fin y al cabo, el nombre que va a aparecer al lado del título va a ser el del autor, no el de los aconsejadores.

– Por último, añado un vídeo que el propio César mencionó durante la mesa y que creo que es el colofón perfecto a este tema de errores convertidos en consejos.